Comunidades de vecinos, un reflejo de nuestra sociedad

Ayer pasé por el mal trago de tener que acudir a una junta de vecinos, sí el mal trago digo bien. Las comunidades de vecinos se han convertido en un fiel reflejo de la sociedad de nuestros días. Nos resulta muy gracioso ver series como “Aquí no hay quien viva” o “La que se avecina”, pero es que lo que ocurre en la realidad no está nada lejos de lo que se refleja en ellas. En primer lugar, existe la visión de que la comunidad de vecinos es cosa de otros, que se preocupen otros de lo que pasa en la comunidad, ahora cuando esos otros en los que delego mi voto al no acudir voluntariamente a las juntas votan algo que no me interesa, ahí si que voy yo a perjudicar. Genial, no sólo no construimos, sino que además destruimos. Todo perfecto. Una vez más vuelve a faltar la empatía y la solidaridad, pasa en la sociedad y pasa en las comunidades, que no son más que sociedades en pequeñito. En vez de guiarnos por valores positivos siempre salen los peores instintos humanos: envidias, dañar sin argumentos… Es para hacérnoslo mirar. Es preocupante ver que algún vecino se pueda oponer a que otro pueda disfrutar de un espacio que el no va a poder disfrutar y que a el no le va a suponer ningún coste, sólo con el argumento de que si no puede obtener algún beneficio prefiere que ese espacio permanezca inutilizado. La bajeza moral es evidente. ¿Sabes que yo no quiero para nada los putos árboles (léase preciosos para la gente muy susceptible) y bancos que a ti sí te vienen bien y no he votado en contra? Luego existen argumentos más absurdos todavía para reventar una junta de vecinos. No es que a mi no me llegan las notificaciones de convocatoria que se envían por escrito a tu buzón de correos y a un email de contacto que tu diste para contactar contigo. Si tu email ha cambiado es tu obligación comunicarlo, no hay otra forma de hacerlo. Va otro argumento muy original para justificar el reventar una junta:
Vecino: Yo no sabía que eso se había aprobado…
Administrador: ¿No te has leído el acta de la junta que nos han remitido?
Vecino: Pues no tengo nada mejor que hacer que leerme las actas.
Esto no es serio. 1 acta, a lo sumo 2 al año… ¿lleva tanto tiempo leerlas?.
Tampoco está mal el… “No si yo no quiero perjudicar a nadie” pero voto no. Eso ya es un poco como decir, me meo en tu cara y no protestes que es calentito (noto que me estoy encendiendo sólo con recordar el espectáculo).
Habría mil momentos más de subrealismo para destacar pero seguro que todos tenéis momentos de estos en vuestras juntas. Creo que merece una profunda reflexión. No, no vamos a mirar al de al lado, es suficiente con que nos miremos cada uno y pensemos si realmente vamos con espíritu constructivo y valores de sociedad a las juntas de vecinos. Creo que todos los vecinos que no están dispuestos a vivir en sociedad, a negociar, a poner el bien común por encima del individual… deberían comprarse una parcela en medio del monte donde implanten su dictadura y pongan el famoso felpudo de Ikea “Bienvenido a la República Independiente de mi casa”

1 Response to “Comunidades de vecinos, un reflejo de nuestra sociedad”


  • La historia de nunca acabar… suele pasar además que los que menos hacen y con menos argumentos son los que más pegas ponen.
    Eso… hasta que la gente que se preocupa acaba pasando de todo y luego vienen los ayayays y los uyuyuses!

Leave a Reply

Acceder con Facebook

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.