Monthly Archive for febrero, 2017

Óscar Puente, alcalde de Valladolid, responde a preguntas sobre el soterramiento

Será el próximo lunes 20 de febrero cuando el alcalde de Valladolid se someterá a una sesión monográfica de preguntas sobre el soterramiento de 11:15 a 12:15. Os invito a que dejéis vuestras preguntas en http://videochat.elnortedecastilla.es/videochats/oscar-puente-alcalde-de-valladolid/

El Ayuntamiento saca la calculadora: esto le costará si decide soterrar las vías

La opción de excavar dos túneles obligaría a inversiones de hasta 42 millones de euros al año con cargo a las cuentas municipales

El norte | valladolid

Hay calculadoras que echan humo durante este fin de semana. El Ayuntamiento analiza las alternativas que el pasado viernes le presentó el ministerio de Fomento con el objetivo de salvar de la liquidación a la Sociedad Alta Velocidad y, de paso, encontrar soluciones para acabar con la barrera del ferrocarril a su paso por la capital. Las opciones que planteó Fomento eran claras:

Alternativa 1: Fomento asume los 404 millones de euros de la deuda de la Sociedad Alta Velocidad, se queda con los talleres de Renfe y el túnel del Pinar de Antequera y después la Junta le aporta 32 millones y el Ayuntamiento 42 por los trabajos realizados hasta ahora. Se liquida las sociedad y ya no hay compromiso ni de la Junta ni de Fomento por integrar las vías.

Alterniva 2: Soterramiento parcial con dos túneles (desde la calle Eslava a Arco de Ladrillo y desde Labradores a Rafael Cano), con la estación en superficie. Fomento pondría 138 millones, la Junta 69 y el Ayuntamiento 213,81, ya que el coste de los túneles recaería directamente en las cuentas del Consistorio. Adif le ha dicho a Valladolid que si quiere soterrar, que se lo pague.

Alternativa 3: Integración en superficie, con pasarelas y pasos subterráneos. Fomento sí que se compromete a aportar dinero en este caso. Serían 144,48 millones de contribución del Gobierno, 72,25 millones de laJunta y otro tanto del Ayuntamiento.

Ante este panorama, el Ayuntamiento echa cuentas ahora sobre qué situación es la más favorable para las arcas municipales. La liquidación de la sociedad le obligaría a pagar 42 millones a Fomento (en un plazo de «dos o tres años», como le reclamó Adif) y luego afrontar solito cualquier obra que quisiera acometer en el entorno de las vías.

Si optara por el soterramiento parcial, debería financiar por su cuenta la construcción de los túneles. Esto le obligaría a buscar 144 millones en los próximos siete años, con inversiones que en algunos ejercicios (como el del año 2020) le obligarían a desembolsar casi 43 millones de euros, el dinero que anualmente dedica a todas las inversiones, en su conjunto, de la ciudad. Asumir esta opción estrangularía las cuentas municipal (su último presupuesto es de 290 millones)y complicaría, por ejemplo, cubrir los gastos corrientes de alumbrado público, limpieza o el mantenimiento de parques y jardines. Esta opción del soterramiento parcial es todo un órdago que el Gobierno (PP) le lanza al Ayuntamiento (gobernado ahora por PSOE y Toma la Palabra).

Además, desde el Consistorio reconocen que genera problemas… y no solo desde el punto de vista económico. La construcción de estos dos túneles, con una pendiente muy pronunciada, se haría especialmente complicada en el de la zona norte, ya que comenzaría bajar al subsuelo a la altura deLabradores (podría llegar a inutilizar el paso actual)y a emerger cerca de la iglesia de Pilarica.

¿Cuál es la solución que parece más viable? Pues todo apunta a que el Ayuntamiento no ve con malos ojos la tercera opción, la que apuesta por la integración parcial, con pasarelas y pasos subterráneos como los que se tiene previsto construir en Rafael Cano y entre las calles Andrómeda y Nochevieja. «Desde nuestro punto de vista se acerca a lo que hemos estado trabajando en los últimos meses», explicó el viernes el alcalde, Óscar Puente, tras su reunión con el presidente de Adif, Juan Bravo.

El concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, ha mantenido este fin de semana intensas sesiones de trabajo con técnicos de su área para estudiar estos proyectos e incluso diseñar algunos de los posibles pasos que serían imprescindibles para salvar las vías, de aceptar esta opción de la integración en superficie. El compromiso es llevar ideas y una postura clara por parte del Ayuntamiento a la reunión que las partes han convocado para el martes en Madrid. El objetivo de este encuentro es sentar las bases de un acuerdo ante el consejo de la Sociedad Alta Velocidad del jueves, que deberá tomar una decisión definitiva sobre cómo afrontar el futuro de la barrera del ferrocarril a su paso por la capital.

Fuente: El Norte de Castilla

Las soluciones de Adif al tren en Valladolid: “integración blanda” (354 millones) o “soterramiento parcial” (522 millones)

10.02.2017 · VALLADOLID

El presidente de Adif pone la pelota en el tejado del Ayuntamiento que pdoría decidirse por cualquiera de estas alternativas o la liquidicación ordenada de la Sociedad Alta Velocidad
El presidente de ADIF (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias) Juan Bravo ha viajado este viernes a Valladolid con un plan bajo el brazo para intentar salvar la Sociedad Valladolid Alta Velocidad, o al menos para evitar el concurso de acreedores. En una reunión con el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, el presidente de la entidad pública empresarial ha presentado al regidor tres opciones.

Una primera, sería evitar el concurso de acreedores aunque no la liquidación de la Sociedad (formada por Adif, Renfe, Ayuntamiento de Valladolid y Junta de Castilla y León), pero al menos de forma ordenada. Adif y Renfe asumirían por anticipado el vencimiento de la deuda bancaria (404 millones de euros), aunque posteriormente los socios deberían devolver su parte correspondiente: 42 millones, en el caso del Ayuntamiento y 32 millones, la Junta de Castilla y León. Juan Bravo ha comunicado que podrían negociarse “un pago aplazado en dos o tres años”.

El resto de las opciones formarían parte de un plan de viabilidad para intentar salvar la Sociedad e integrar –de distinta forma- la estructura ferroviaria en la ciudad. De esta manera, el presidente de ADIF ha explicado que una de las opciones sería una “integración blanda” sin soterramientos, aunque con elementos de “permeabilidad peatonal”. Esta opción tendría un coste total de 354 millones de euros, de los cuales el Ayuntamiento aportaría 72 millones hasta el año 2024.

La segunda de las opciones tendría un sobre coste a las arcas municipales de 130 millones de euros, con lo que el gasto del Consistorio se elevaría por encima de los 200 millones de euros. En esta alternativa bautizada por el presidente de Adif como “soterramiento parcial”, y con un presupuesto de 522 millones de euros, las vías del tren irían bajo tierra en dos tramos desde la estación de autobuses. Uno, al Norte, hasta Pilarica (1.1 kilómetros) y otro, al Sur, hasta la calle Eslava (1,2 kilómetros)

En ambas opciones se acometería la finalización de la variante de mercancías, para que los trenes de carga dejen de circular por la misma vía que el ferrocarril convencional, además de las mejoras comprometidas en la estación de tren y en la de autobuses, el nuevo complejo ferroviario y la urbanización de los entornos.

Juan Bravo dice que en esta planificación se ha tenido en cuenta la previsión por venta de suelo hasta 2033, que podría superar los 800 millones de euros. En un primer momento, el dinero que se obtenga por la venta de parcelas iría a amortizar la deuda y, más tarde, para acometer las inversiones necesarias en los próximos diez años, en los que se ha planificado las actuaciones de ambas opciones: “integración blanda y soterramiento parcial”.

TALLERES DE RENFE Y PASOS SUBTERRÁNEOS DE PILARICA

El Ayuntamiento, en ambos casos debería comprometerse a una modificación del planeamiento para poder llevar a cabo cualquiera de los dos escenarios, que Juan Bravo ha calificado de “viables”. No obstante, el presidente de Adif ha explicado que la pelota está en el tejado del Ayuntamiento de Valladolid quien deberá decidir por cualquiera de las tres opciones previstas.

El presidente de Adif, que ha mantenido un encuentro con medios de comunicación, se ha reunido, además, con los sindicatos de Renfe y con los vecinos de la Pilarica. Bravo ha garantizado la puesta en marcha de los nuevos talleres de Renfe durante este años y los dos pasos subterráneos en la Pilarica, ocurra lo que ocurra con la Sociedad Alta Velocidad

Fuente: Tribuna de Valladolid

Adif renuncia al soterramiento del tren en Valladolid

Infraestructuras Ferroviarias ofrece un plan de viabilidad sin Plan Rogers

m. domínguez | valladolid
Adif plantea al Ayuntamiento de Valladolid la posibilidad de una liquidación ordenada de la Sociedad Alta Velocidad, cuya junta está prevista para el 16 de febrero, o un plan de viabilidad que excluye el Plan Rogers e incorpora un soterramiento parcial de las vías o intervenciones en superficie.

Adif, cuyo presidente, Juan Bravo, visita esta mañana al alcalde de la ciudad y mantendrá un encuentro con los medios en la Delegación del Gobierno, plantea alternativas al concurso de acreedores con la liquidación ordenada sin Plan Rogers porque parece inviable y el soterreamiento parcial, también. La liquidación ordenada anticiparían el 100% del préstamo contraído por la sociedad con los bancos y la Junta debería pagar 35 millones de euros y el Ayuntamiento, 46 millones, que podrían ser 42 si consideran el túnel ferroviario en su mayor parte de su propiedad.
El plan de viabilidad plantea modificar el PGOU y cancelar la deuda al Ayuntamiento, que debería hacer aportaciones para las actuaciones necesarias y los ingresos por la venta de suelo de 2020 a 2015 los recibiría Adif en compensación por los anticipos de los 400 millones de euros.

Dentro del plan de viabilidad hay dos opciones: una que pasa por un soterramiento parcial y la otra, una integración del tren en superficie, con nuevos túneles, modificación de los existentes como el de Labradores, supresión de muros y construcción de taludes.

El primer escenario de soterramiento parcial lo tendría que asumir la ciudad y supondría una inversión de 235 millones de euros hasta el año 2023. Esta operación cuesta 522 millones de euros a mayores de lo invertido.

La integracion de las vías en superficie sería una inversión de 350 millones de euros, de los cuales el Ayuntamiento tendría que hacer frente a 64.

Fuente: El Norte de Castilla

La incertidumbre se cierne sobre los nuevos talleres de Renfe

El Gobierno vincula la puesta en servicio del complejo al pago de una deuda, que el Ayuntamiento no reconoce

J. ASUA | VALLADOLID

A día de hoy tiene mala pinta. O el 16 de febrero la Junta General de Accionistas de Alta Velocidad alcanza un acuerdo claro o el nuevo complejo ferroviario, a la que se asocian cerca de mil empleos locales, podría quedar en tierra de nadie. O en la del mejor postor. La respuesta del Gobierno de España a las preguntas realizadas por el diputado de Ciudadanos por Valladolid, Francisco Igea, lejos de tranquilizar sobre el futuro de los talleres del Páramo de San Isidro, que se han comido la friolera de 200 millones de euros (150 más del presupuesto inicial), agudiza la incertidumbre sobre la que se vendió como la infraestructura más moderna de Europa para el mantenimiento y arreglo de trenes.

En el escrito, con entrada en el Congreso el pasado miércoles, el Ejecutivo deja claro que la puesta en servicio de estas instalaciones –ni por asomo se aporta una fecha aproximada de apertura– deberá acordarse en el seno de la sociedad, «cuestión condicionada por la disponibilidad presupuestaria supeditada a la refinanciación de la deuda». Ahí está una de las claves del documento, en el que no se hace referencia al proceso de liquidación de esta entidad o a la solicitud del concurso de acreedores, únicos punto del orden del día de la reunión prevista para dentro de dos semanas y que se preacordaron por unanimidad en el último consejo de administración de Alta Velocidad.

En ese lenguaje ministerial, que apunta intenciones, pero sin mojarse en exceso, se deja claro que hay que hablar de dinero, de ese débito de 404 millones de euros con los bancos que financian la operación y que el Ayuntamiento no está dispuesto a reconocer, tras anular el aval al préstamo que rubricó Javier León de la Riva en 2011 y que comprometía a las arcas de la ciudad en 101 millones. Esa ‘comfort letter’ era, según la visión municipal, el único nexo que unía al Consistorio con el crédito. Y ya se ha roto.

Se llegó a plantear una posibilidad. Que Renfe y Adif aportaran 200 millones de euros para dejar zanjados los vencimientos del crédito hasta el 1 de enero de 2018, pero a cambio los socios se tenían que hacer cargo de la parte de sus intereses. En el caso de la Administración Local, 2,8 millones. Pero el equipo de gobierno del Ayuntamiento no está dispuesto. Supondría, aseguran, reconocer el grueso de la deuda. Eso haría tambalear al Ayuntamiento.

Liquidación ordenada o concurso de acreedores. Esa es la cuestión. En el primer caso, habría una posibilidad de salvar el complejo que se levantó para Renfe. En el segundo, se perdería el control de este activo de la sociedad, único, junto con los avales vivos al préstamo, ya que los suelos que se iban a liberar siguen perteneciendo a las diferentes administraciones. El complejo podría salir a subasta para pagar la deuda con los bancos. El Ayuntamiento espera desde hace unas semanas un documento de Adif y Renfe sobre esa liquidación ordenada, la opción que gana terreno desde la celebración del último consejo de administración. No llega.

En la respuesta del Gobierno a la petición de información de Francisco Igea se asegura que el traslado a los nuevos talleres «cuenta con una planificación y calendario que se actualiza de acuerdo con las circunstancias concurrentes, siendo la previsión que se inicie una vez se entreguen las instalaciones con todos los requisitos administrativos cumplidos y ajustados a la legalidad, con los elementos operativos en uso y con el equipamiento en las condiciones adecuadas». «No obstante –continúa el escrito– la determinación de la fecha de inicio depende de terceros ajenos a Renfe Fabricación y Mantenimiento». ¿Fecha? Ni hay ni se la espera de momento.

Procedimiento judicial

Cabe recordar que sigue abierto un procedimiento judicial por el suministro de las cabinas de pintura y el sistema de montaje de las estructuras de rodaje de los convoyes. Otra complicación. El Ministerio de Fomento subraya que ya se están realizando trabajos en componentes de los trenes de la serie de 103 en los actuales talleres de Valladolid y que el objetivo es abordar grandes intervenciones en el complejo aún sin estrenar, «una vez disponga de las nuevas instalaciones». Se destaca, además, el compromiso para finalizar la conexión Atocha-Chamartín, que permitiría mover los trenes de las líneas sur y este de España hasta la base vallisoletana. Hasta que la obra no concluya, afirman que «podría existir una alternativa» para trasladar hasta aquí los convoyes.

En la última reunión de la sociedad, sus miembros –Ministerio de Fomento (Renfe y Adif), Junta y Ayuntamiento– prometieron tomar decisiones responsables. Los sindicatos, en especial Comisiones Obreras, esperan que cumplan y no pongan en riesgo el empleo de cerca de mil trabajadores ferroviarios.

Fuente: El Norte De Castilla