Monthly Archive for Junio, 2015

El Ayuntamiento plantea un soterramiento «parcial» y «reutilizable» en la zona noreste

EL NORTE | VALLADOLID

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, planteó hoy que el proyecto de soterramiento del ferrocarril en la ciudad se lleve a cabo de una forma parcial, pero no provisional, que se centre en este momento en la zona norte-noreste, correspondiente con los barrios Pajarillos, Delicias y La Pilarica. Además, sostuvo que la alternativa debe ser reutilizable para cuando se ejecute el resto de la actuación, ya que señaló no está asegurada la financiación para toda la operación ferroviaria, ligada a la venta de suelos.

Puente hizo estas declaraciones al término de la reunión que mantuvo con el secretario autonómico del sector ferroviario de UGT, Felipe de Diego, y el secretario autonómico de la Federación de Servicios para la Movilidad y el Consumo, Manuel Rodríguez. El regidor insistió en que la solución, conocida hace unos días, que planteaba la creación de un fondo de saco y la utilización de la variante de mercancías, es solo una idea, no una opción con suficientes estudios como para ponerla sobre la mesa.

Por tanto, Puente aclaró que el Ayuntamiento está estudiando todas las posibilidades para el soterramiento en la ciudad, después de que conocieran los detalles del informe de tasación de las 70 hectáreas de suelo urbanizable, que fija su valor en 397,3 millones de euros frente a los 1.065 millones que se manejaban en 2008 cuando se aprobó el plan. Además, añadió que las cuentas de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad, integrada por el Consistorio, la Junta y el Ministerio de Fomento, abonan un escenario de dificultades para financiar la actuación.

En ese sentido, el alcalde de Valladolid marcó como prioridad ofrecer una solución a los vecinos de la zona norte y noreste con un soterramiento parcial, es decir, en fases que optara por el método empleado en el Pinar de Antequera, es decir, el muro pantalla. Explicó que esta opción no perjudicaría la circulación ferroviaria. Coincidió con Felipe de Diego en que no se debe plantear una solución provisional ya que puede convertirse en definitiva.

El dirigente de UGT propuso ampliar el periodo de ejecución del proyecto y mantener el diseño original, en lugar, de modificar la actuación para adaptarla al montante de financiación que ofrece la venta de suelo en este momento, dada la situación del mercado. Felipe de Diego insistió en que existe numerosas fórmulas ferroviarias para integrar el ferrocarril sin tener que recurrir a un recorrido en fondo de saco, si bien reconoció que se debe dar una solución a los vecinos de los barrios que atraviesa el tren.

Talleres

El ‘ugetista’ Felipe de Diego informó también de que a final de año los viejos talleres de Renfe en la ciudad y las nuevas instalaciones del páramo de San Isidro compartirán carga de trabajo, un proceso que se mantendrá durante unos tres meses. Aseguró que el traslado de maquinaria, las pruebas técnicas, la adaptación de algunas dependencias y la evaluaciones de riesgos va según lo previsto en la programación y restó importancia a que se produzcan retrasos de uno o dos meses. No obstante, reclamó la terminación de la variante de mercancías, en su trazado sur -acceso de Madrid-.

El dirigente sindical explicó que las obras del Taller Central de Reparaciones (TCR), situado en el nuevo Complejo Ferroviario de Valladolid, están prácticamente terminadas e incluso tienen trabajo comprometido para el futuro. Estas instalaciones, consideradas Base de Mantenimiento Integral por Renfe, han supuesto una inversión total de 142,5 millones de euros ya que son las más grandes de Europa y las que cuentan con el equipamiento más completo. De hecho, tendrán capacidad para albergar a 500 trabajadores por turno y recibir trenes -alta velocidad y convencionales- de toda España e incluso Europa.

El complejo ocupa una superficie de 78 hectáreas, ubicada en una parcela de 183, el equivalente a 18 campos de fútbol o dos veces el parque de Campo Grande. La nave principal tiene unas dimensiones de 77.000 metros cuadrados, ya que puede albergar hasta 35 vías. La construcción de los tallares ha supuesto un desembolso para la sociedad Valladolid Alta Velocidad de 87,5 millones de euros, a los que se le unen otros 20 en los accesos ferroviarios -ancho internacional e ibérico, viarios y peatonales-. Además, se han destinado 34,5 millones a la compra de maquinaria a través de 36 lotes cuyos contratos han seguido las especificaciones de Adif.

En cuanto al empleo, el representante de UGT explicó que el taller tiene capacidad para albergar 1.000 trabajadores, si bien la actual plantilla está formada por unos 470 empleados directos de Renfe y 200 de empresas auxiliares. Felipe de Diego explicó que este año se contratarán a 75 personas, lo que rompe la tendencia de los últimos cuatro años y después del verano se publicará una convocatoria pública “masiva” con un millar de plazas para todo el país.

Un Avant más tarde

Por otra parte, Puente avanzo que iniciará contactos con Renfe para mejorar las conexiones de los servicios Avant -trenes de media distancia que circulan por vías de alta velocidad-. El alcalde se comprometió con el sindicato UGT ha plantear al operador ferroviario que incluya en su programación un tren de estas características para el itinerario Madrid-Valladolid. Según Felipe de Diego, este convoy debería partir a las 22.30 o 23 horas de la estación madrileña de Chamartín, para llegar a Campo Grande una hora después.

El alcalde explicó que han recibido por parte de empresarios y trabajadores esta demanda ya que señaló que el último tren parte ahora a las 21.30 horas, lo que a su juicio obliga a reducir la estancia en la capital. De Diego añadió que esta mejora en la oferta de Renfe ayudaría a asentar población en Valladolid, ya que evitaría el traslado de la residencia a Madrid.

Apoyo a la formación

Otro de los asuntos abordados entre Puente y De Diego fue el apoyo del Ayuntamiento de Valladolid a la formación en el sector ferroviario, que según señaló el alcalde tiene una alta demanda e inserción laboral. Por ello, comprometió el apoyo del Consistorio para las becas del ciclo de Grado Medio de Formación Profesional en mantenimiento de material ferroviario en el Centro Integrado de Formación Profesional ‘Juan de Herrera’. Este título tiene una duración de dos cursos lectivos y 2.000 horas de formación curricular, de las que alrededor de 900 son de formación teórica y práctica en instalaciones de Renfe.

Fuente: El Norte de Castilla

¿Y si desaparecieran las vías sin soterrar?

El Ayuntamiento explorará la idea de eliminar la barrera entrela estación y Pilarica llevando los trenes por el ‘by-pass’
J. ASUA | VALLADOLID

Óscar Puente coge un folio en blanco. Traza una línea recta. Es la línea Madrid-Hendaya. En el punto medio marca la estación de Campo Grande. A continuación, dibuja un arco, que sale del Pinar de Antequera y, por el este, desemboca en el mismo canal ferroviario pasada la ciudad. Se trata de la variante de mercancías (by-pass), una infraestructura de 17,5 kilómetros aún a medio hacer por la que los convoyes puede discurrir a 160 kilómetros por hora hasta el Páramo de San Isidro, enclave donde se sitúan los nuevos talleres de Renfe. De allí, el canal sigue hacia el norte para empalmar con la vía principal. En él ha puesto el nuevo alcalde los ojos.
Se exploran posibles soluciones para suturar la ciudad. Trabajan en modo tormenta de ideas y es probable que muchas de ellas se vayan por el desagüe. Pero hay que darle vueltas. Es obligatorio. Ya habló de olvidarse de la tuneladora y hacerlo con muros pantalla y dice que a su correo le han llegado diferentes propuestas. Una de ellas, elevar los trenes en un viaducto para que los peatones pasen por debajo. La barrera sería aérea. Estilo Estados Unidos. ¿Podría ser?

Acota que ahora es todo de trazo grueso, pero Puente se ha fijado en la variante. El abogado se explica. Tiene claro que, tras el último informe sobre la valoración de los suelos, la operación no es viable tal y como se había diseñado. Las cien hectáreas por las que se preveía ingresar 818 millones valen ahora 397. Con ese dinero ya no da para pagar el crédito de 400 millones que se ha contraído para afrontar el coste de las obras hechas, un préstamo que se ha agotado casi en su integridad y que hay que empezar a devolver a partir del 1 de enero de 2016.
Y el nuevo alcalde se arranca. Se trataría de que la estación de Campo Grande fuera de ‘fondo de saco’. Se explica. Que los trenes llegasen hasta sus andenes cogiesen o dejasen viajeros y volvieran sobre sus pasos para empalmar –¿cómo?– con la variante de mercancías y circunvalasen la ciudad por ese ‘by pass’ para coger de nuevo la línea Madrid-Hendaya.

De esta manera, en el punto más complicado de la cicatriz urbana, el que deja apartados a los barrios de Delicias, Pajarillos y Pilarica, únicamente habría que levantar las vías y construir un corredor verde que eliminaría la incómoda frontera. Habría que prescindir, eso sí, del soterramiento en su parte sur, entre el polígono de Argales y la estación, una opción que el nuevo equipo prácticamente da por descartada analizando los números.
¿Puede la variante soportar tanto tráfico?, ¿es factible el trasiego de trenes en una estación a término como la que se plantea?, ¿de ser viable, cuánto costaría?… Para estas preguntas aún no hay respuesta. Además, hay que tener en cuenta que la operación está diseñada con los ingresos de la venta de 6.000 viviendas. El debate está abierto.

Fuente: El Norte de Castilla

El suelo del soterramiento para viviendas se ha devaluado 667,7 millones de euros en una década

M. Rodríguez – viernes, 19 de junio de 2015
El valor de los terrenos que se liberarán con la operación urbanística prevista en el Plan Rogers para soterrar las vías del ferrocarril se ha devaluado en la última década en más de un 62,7 por ciento. La tasación de las setenta hectáreas de suelo urbanizable encargada el año pasado por la Sociedad Valladolid Alta Velocidad a la empresa Knight Frank se fija en 397,3 millones de euros frente a los 1.065 millones que se manejaban en 2008 cuando se aprobó el plan, 667, millones menos.

El nuevo equipo de Gobierno considera fundamentales las cifras que aparecen en este informe, que habían reclamado en varias ocasiones a los anteriores responsables municipales, ya que tanto PSOE como VTLPhan defendido reiteradamente que de esta tasación dependerá la viabilidad del proyecto del soterramiento. «Consideramos muy grave que una información de esta naturaleza se haya mantenido oculta. No es admisible que en un proyecto tan importante como el del soterramiento se oculten los principales datos», aseguraba ayer, tras acceder a la documentación el nuevo concejal de Urbanismo, Manuel Saravia.

Saravia apostó ayer por hacer público estos datos y «toda la información relevante de la sociedad Valladolid Alta Velocidad 2003 SA, así como todo lo relativo al proyecto del soterramiento». El concejal de Urbanismo quiere que con esa información se pueda debatir públicamente sobre las posibles actuaciones, y actuar en consecuencia. «Una de las primeras medidas ha de ser, desde luego, la modificación del planeamiento. Es incomprensible que en el último documento del PGOU se haya mantenido el Plan Rogers como si no sucediera nada, cuando todas las informaciones conocidas ponen de manifiesto su inviabilidad, en los términos en que se redactó en 2008 y aprobó en 2010», asegura.

El valor de estos terrenos -repartidos entre la zona de la estación de autobuses, Campo Grande, Ariza y Argales- no ha dejado de bajar desde el inicio de crisis. Así, si la tasación inicial de la operación aprobada en 2003 se situó en 1.065 millones, en enero de 2011 su valoración bajo a 928,73 millones para descender dos años después hasta los 732,70. La última tasación publicada, de diciembre de 2013, volvió a rebajar el valor hasta los 559,5 millones. Una cifra que ahora desciende hasta los 397,3 millones.

Financiación. El importe obtenido con la venta de estos suelos liberados por el soterramiento del tren debería financiar las obras del soterramiento, pero ahora su tasación es inferior a la del crédito que solicitó la Sociedad Alta Velocidad para poder trabajar durante estos años, tal como señalan fuentes municipales.

En el informe que se conoció ayer también se señala que la capital ha tenido «en algunos casos un desarrollo desbordante» y que la oferta residencial se ha visto «drásticamente reducida» tras la crisis. Incluso se advierte que la capital tiene un «stock actual residencial que va acumulando antigüedad al no satisfacer la demanda». Eso sí, consideran que los futuros compradores de estos suelos deberían construir el número máximo de viviendas que ahora permite el planeamiento, que las sitúa en 6.061, apostando por casas de un tamaño medio de cien metros cuadrados, una superficie por encima de la media actual en el municipio.

Los terrenos con mayor edificabilidad están en la zona denominada Campo Grande, con 404.778 metros cuadrados y una tasación de venta de 252,568 millones. En Argales hay prevista una edificabilidad de 320.384 metros cuadrados, con un valor de mercado de 95,265 millones. En Ariza se ha fijado el valor de los 65.938 metros cuadrados de edificabilidad en 28,19 millones y en la estación de autobuses el precio de los 23.050 metros cuadrados de edificabilidad baja a los 21,29 millones.

Fuente: El día de Valladolid

El alcalde avisa de que “no hay otra salida que revisar y reformular el soterramiento”

Ical – sábado, 20 de junio de 2015
El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, explicó ayer que “no hay otra salida que revisar el proyecto” de soterramiento del ferrocarril a su paso por Valladolid y “reformularlo”, tras conocerse el informe realizado por la empresa Knight Frank según el cual la tasación de suelo urbanizable ha caído en los últimos años hasta los 397,3 millones frente a los 1.065 millones de 2008. “Ya no es una cuestión de voluntad, sino de posibilidad: si los suelos del soterramiento tienen un precio inferior a los 400 millones de euros, de entrada ni siquiera servirían para financiar el importe del préstamo que ya se contrajo por valor de 400 millones”, argumentó.
En su opinión, “con ese valor de suelo la operación está clarisimamente comprometida”. Sin embargo, apuntó que el Consistorio no tiene “voluntad de renunciar” al proyecto, si bien se refirió a la situación del CB Valladolid para comparar ambas situaciones y sentenciar: “No es querer, es poder”.
A ese tema también se refirió el portavoz del grupo municipal ‘popular’, José Antonio Martínez Bermejo. “Por desgracia se nos echó encima una crisis económica sin precedentes en la que llevamos metidos muchos años”, dijo. “Hay cosas que antes valían mucho y ahora menos. Todo ese planteamiento se hizo con una valoración económica hace muchos años y el equipo de gobierno que tendrá que tomar las decisiones que estime oportunas. Desde la oposición, con lealtad y buena voluntad estaremos para ver si esas revisiones son oportunas o no”.
Sobre otras cuestiones de actualidad, el alcalde expuso que el uso de la Plaza Mayor como espacio público requiere “un protocolo de utilización que responda a criterios objetivos”. Puente explicó que esos criterios “no excluyen necesariamente el pádel,”; “ya se ha dado por hecho que no va a ir pero es un tema que tenemos que debatir”.
En su opinión, “lo que sí parece claro es que necesitamos un protocolo con unas reglas establecidas y unos criterios objetivos que permitan saber qué es lo que se puede y no se puede traer a la Plaza Mayor, y que no dependan de una decisión caprichosa o arbitraria de quien gobierna la ciudad. Tiene que ser algo pautado, que se sepa de antemano, y que dé seguridad a quienes quieren utilizar la Plaza Mayor”.
Asimismo, sobre la Ciudad de la Justicia apuntó que ha mantenido una conversación telefónica con el delegado del Gobierno en Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, “en un tono diferente al que él ha expresado públicamente”. “Creo que hay voluntad de entendimiento y seguramente en el futuro encontremos una solución satisfactoria para el proyecto. Nadie debe olvidar que es el Ayuntamiento quien decide dónde van los equipamientos públicos de la ciudad de Valladolid”, sentenció Puente.

Fuente: El día de Valladolid