Esta casa es una ruina

Al pensar en todo lo que está ocurriendo en mi flamante piso de protección oficial, no se me ha ocurrido mejor título que el de este clásico del cine. Desde que allá por el 2007 fuese “agraciado” con una vivienda VPO de las construídas por Volconsa bajo el mandato de su inmobiliaria Nueva Dimensión, todo se convirtió en un camino de espinas más que de rosas. Al comprar mi piso, me ofrecieron un precioso ático, con una bonita terraza, perfectamente comunicado en cuanto las obras del soterramiento se hicieran realidad y al lado de un gran centro comercial que se construiría en el barrio y que estaría en funcionamiento en 2.011. Es una pena que los chinos no hayan inventado un detector de mentiras de mano porque desde luego que habría sido muy práctico para mí y para mi bolsillo. Ni una sola verdad en todo lo que me dijeron: ni cumplieron las fechas de entrega de la vivienda (se retrasaron en más de 8 meses), no construyeron la terraza de mi piso, mejor dicho si lo hicieron pero no me dieron acceso a ella con lo que mi piso pasó de ser un flamante ático a una caja de cerillas (por su tamaño) con unas fabulosas vistas a un pasillo sin sentido que permitía con facilidad a quien quisiera hacerlo, hacer un tour por todos los áticos de la comunidad, del centro comercial nada se sabe, al igual que de el prometido soterramiento de las vías del tren, que ya por fin se han atrevido a decir la verdad, nadie tiene ni repajolera idea de si alguna vez se podrá llegar a hacer. Los problemas empezaron pronto y es que cuando apenas se estaba construyendo la estructura de los pisos se pudo ver que la calidad con la que se estaba construyendo dejaba mucho que desear. En los pilares de la estructura se podía ver hormigón mal vibrado, armaduras a la vista… Algo realmente bochornoso que debería avergonzar no sólo al jefe de obra y a la constructora Volconsa sino que también debería haber abochornado al flamante arquitecto y director de la obra Enrique de Teresa Trilla que poco o nada ha hecho para que la obra se hiciera con calidad. Gracias a que un vecino se pudo “colar” en las obras descubrimos que nos habían desposeído de nuestras terrazas ya que donde en planos figuraban puertas se habían colocado ventanas. En este momento contactamos con la promotora que aseguró les habían prohíbido ejecutar las terrazas, con el VIVA que se lavó las manos diciendo que no era competencia suya vigilar el robo a mano armada que se estaba produciendo en unos terrenos de propiedad municipal que ellos habían vendido para la ejecución de viviendas VPO, con el ayuntamiento que aseguró que ellos no habían prohíbido la ejecución de las terrazas pero que aseguraron no harían nada para que se construyeran ya que si la promotora cambiaba el proyecto y se aprobaba esto era legal, con la Junta de Castilla y León que juró y perjuró que no permitirían ningún cambio respecto el proyecto presentado y después dio marcha atrás y aprobaron el nuevo proyecto violando los derechos de los propietarios y el procurador del común que se limitó a emitir un informe ambiguo que sirvió para que todos puedieran hacer interpretaciones parciales y llevar el asunto a su terreno.
Pasó el tiempo y vimos como en la fachada de nuestros pisos empezaron a instalarse unas chapas que tampoco figuraban en la memoria de calidades del edificio. Nuevamente se denunció a distintos organismos haciendo todos ellos caso omiso a nuestras reclamaciones. Estas chapas sigo convencido nos darán problemas en el futuro y podré redactar esta casa es una ruina 2.
Por fin nuestros pisos fueron acabados y llegó el momento de hacer la primera visita a los mismos. La hoja de fallos fue interminable y detectamos con preocupación cosas que nos negaron pero que finalmente se ha demostrado eran ciertas. En mi caso tenía rodapiés rajados, persianas golpeadas, puertas con más holgura de la debida, zonas en las que podía entrar agua (tendedero) sin posibilidad de que saliese ya que no contaban con el correspondiente desagÜe, radiadores minúsculos para habitaciones grandes… Con todo ello se redactó un escrito que se presentó a todos los organismos asi como a la promotora, exigiendo que se cumpliera la memoria de calidades y que se verificase que los piso se habían construido respetando las normativas vigentes. Este escrito sirvió para que la Junta en una revisión muy superficial mandara reparar cosas menores pero en ningún caso para los fallos verdaderamente importantes que sospechábamos existían y nadie quiso comprobar que no fuera así. Poco a poco todos los organismos fueron dando sus permisos y licencias sin poner límite a la tropelía que se estaba cometiendo por parte de Nueva Dimensión. Finalmente escrituramos, creo que este es uno de los mayores errores de mi vida, y poco a poco fuimos comprobando que todos nuestros temores estaban fundados:

  • Las cerraduras de las zonas comunes estaban todas estropeadas
  • Algunas puertas antifuego de acceso a los garajes estaban mal instaladas con el grave riesgo de seguridad que ello supone en caso de incendio
  • Los radiadores eran escasos como sospechábamos llegando facturas de 300 euros de calefacción
  • Recientemente hemos podido demostrar tras contratar un perito que el aislamiento termico está mal ejecutado y que las ventanas están mal instaladas por lo que nuestros pisos son termicamente ineficientes, a pesar de que una licencia municipal y de la comunidad asegurasen que cumplen normativa.
  • El aislamiento acústico es muy inferior al exigido por la ley, escuchando a los vecinos igual que si estubieran sentados en nuestro salón. Esto no sólo es problemático por la falta de intimidad que ello supone, sino por el coste que supone ya que la solución pasa por poner placas de aislamiento en paredes que ya han sido pintadas y habitaciones que han sido amuebladas milimétricamente y en las que cualquier cambio supone tener que reamueblar las habitaciones.
  • La puerta del garaje funcióno apenas un mes y se averió
  • Telefonillos no funcionan
  • Una de las deficiencias más graves es una gran gotera en la entrada del garaje que incluso afecta a instalación eléctrica
  • Y para remate de los tomates, la instalación de placas solares para la que el instalador dio certificado de correcto funcionamiento y la junta de Castilla y León y el ayuntamiento de Valladolid dió el visto bueno, nunca ha funcionado ya que está inacabada faltándole piezas y siendo inservible alguna de las placas solares colocadas.
  • Los bajos cuentan con una terraza que se inunda cuando llueve al no existir desagües que lo impidan

Haciendo cálculos aproximados estamos hablando de un coste de más de 2o0.000 euros. Como agravante es importante señalar que Volvconsa y Nueva DImensión se han acogido a esta figura tan injusta que es el concurso de acreedores que sirve para que 4 desgraciados se vayan de rositas pagando a sus deudores menos de la mitad de lo que se les debe. ¿Es tolerable que se permita a las constructoras ejecutar edificios tan defectuosos con el visto bueno de las administraciones? ¿Cómo es posible que todos se laven las manos? ¿Para que se crean leyes como el CTE si después nadie se encarga de verificar que se esté cumpliendo? ¿Porqué un arquitecto de renombre como Enrique de Teresa se ha prestado a ejecutar estas viviendas y no ha exigido que se construyeran de acuerdo al proyecto que diseño y conforme a la ley vigente al respecto? ¿Cómo es posible que técnicos instaladores den el visto bueno a instalaciones inacabadas y defectuosas? ¿Cómo pueden existir impresentables como Alberto Lobo y Matilde Manso, representantes de Nueva Dimensión, que mientan, insulten, y maltraten a los clientes cuando se supone lo que deberían hacer sería cuidarlos?

Desgraciadamente me temo que este será el primer artículo de una serie de ellos ya que los problemas no van a terminar. Lo peor es que imagino que esta experiencia que cuento en primera persona podría estar escrita por muchas otras personas. A mi sólo se me ocurre decir para terminar Manos arriba esto es un atraco.

5 Responses to “Esta casa es una ruina”


Leave a Reply

Acceder con Facebook

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.