Los vecinos saldrán con cámaras y apuntarán las matrículas para «asustar a los clientes»

El portavoz del barrio asegura que acudirán a diario con chalecos reflectantes «hasta que se vayan» 10.02.11 – 00:20 – J. S. | VALLADOLID.

Los vecinos saldrán con cámaras y apuntarán las matrículas para «asustar a los clientes»

Las chicas que trabajan en la carretera de Renedo argumentan que allí no molestan a nadie y justifican que ellas nunca van «debajo de las ventanas de los vecinos a mantener relaciones» con sus clientes. Los aludidos no opinan lo mismo. Tanto es así que en la última asamblea de la asociación de Los Santos Pilarica acordaron salir a ‘patrullar’ la calle a finales de este mismo mes con el fin de ahuyentar a los clientes que a diario acuden, en ocasiones por decenas, a contratar sus servicios sexuales.

«El lunes notificaremos a la Subdelegación del Gobierno nuestra intención de salir a la calle y la idea es comenzar a hacerlo a diario durante los primeros quince días a partir del 24 de febrero», resume el portavoz de la agrupación, Eduardo Villarramiel. Su intención pasa por acudir cada tarde al foco de prostitución en grupos de cuatro o cinco personas equipados con chalecos reflectantes y ‘armados’ con cámaras de fotos: «Vamos a asustar a los clientes, apuntaremos las matrículas de los coches y haremos fotografías hasta que se vayan de aquí».

Villarramiel quiere dejar bien claro que no buscan conflictos sino «sacar este prostíbulo del barrio» y conseguir que «el Ayuntamiento tome las medidas que considere oportunas o elabora una ordenanza municipal como hizo con la mendicidad». El representante vecinal entiende que «no es normal que chicos de cinco o seis años vean a chicas medio desnudas o practicando sexo con los clientes delante del campo de fútbol -el de El Tomillar- al que acuden decenas de jóvenes cada día y todos los fines de semana».

Algunos residentes desmienten la versión de las chicas y cuentan casos como el de una vecina que «se encontró a una mujer haciéndole una felación a un joven en el pasadizo subterráneo del apeadero de la Universidad». Otro testigo afirma que las relaciones tienen lugar precisamente debajo de las ventanas de la primera promoción de viviendas situada sobre un callejón.

«En Navidad llegamos a ver colas de clientes y creemos que ha llegado el momento de que alguien tome cartas en el asunto para que se vayan a la Plaza Mayor o donde quieran, pero lejos de esta zona», sentencia Eduardo Villarramiel. Los vecinos decidirán este sábado las medidas concretas que llevarán a cabo en sus visitas a la carretera.

Fuente: El Norte de Castilla

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: