Granada sanciona la prostitución callejera con multas de 3.000 euros

José A. Cano | Granada Actualizado martes 10/11/2009 08:20 horas

El Ayuntamiento de Granada multa desde este martes con sanciones de entre 750 y 3.000 euros la prostitución callejera, dependiendo de la zona donde se practique. Granada se convierte así en la primera capital andaluza en poner en marcha una medida de este tipo, de la que ya se han anunciado similares en Huelva, Málaga y Sevilla.

En concreto, los artículo 54 y el 55 de una ordenanza que también regula la música o los mimos callejeros, consideran «muy grave» las conductas tipificadas si se realizan «en espacios situados a menos de doscientos metros de distancia de zonas residenciales, centros educativos o cualquier otro lugar donde se realice actividad comercial o empresarial alguna». La falta leve -es decir, la que implique ser multada fuera de esa distancia- equivale a multas de hasta 750 euros. La muy grave, de 3.000. El mismo texto establece que las multas pagadas por las prostitutas se destinarán a programas sociales.

Protesta vecinales

La medida fue tomada sobre todo a raíz de las protestas y movilizaciones de los vecinos de la zona de la carretera de Jaén, donde se localiza gran parte de la prostitución callejera de ciudad, los cuales se quejaban de la inseguridad, el ruido y las condiciones de insalubridad para sus calles. La Policía Local lleva desde mediados de octubre informando a clientes y prostitutas de las condiciones de la ordenanza, como paso previo al comienzo a la aplicación de las sanciones.

Entre las críticas recibidas por estas medidas por parte de expertos y organizaciones que trabajan con las prostitutas, se encuentra que sólo contribuirá a «cambiar de sitio» estas actividades, que desde su actual ubicación en la carretera de Jaén sólo deben avanzar unos metros para abandonar el término municipal de Granada y que deje de aplicárseles, que los espacios que se establecen para la falta muy grave es «prácticamente cualquier lugar» o que contribuirá a marginalizar aún más esta actividad y hacer a las mujeres más dependientes de sus proxenetes. Igualmente se ha señalado la complejidad de su aplicación por parte de la Policía Local, que habrá de actuar al mismo tiempo aplicando de las sanciones y ofreciendo asistencia social a las prostitutas.

Otras conductas perseguidas

Entre el resto de medidas que incluye la ordenanza, se encuentran las sanciones a la mendicidad «insistente o agresiva» y la utilización de menores como reclamo, caso en el cuál no se tomarán medidas sancionatorias, sino de asistencia social. A mimos, cantantes y otros artistas callejeros se les pedirá un permiso municipal, que se aclara basta con solicitar especificando el tipo de actividad para conseguir.

Además, las pintadas en vehículos, marquesinas, parques o fachadas de edificios serán consideradas infracciones graves, con multas que oscilarán entre los 751 y 1.500 euros, y en monumentos, infracción muy grave, lo que conllevará una sanción de hasta 3.000 euros que en caso de ser realizada por menores deberán abonar como responsables subsidiarios sus padres o tutores.

Fuentes de la Policía Local han explicado que, exceptuando las medidas referidas a la prostitución callejera, el resto ya se encontraban presentes en el reglamento municipal y la actual ordenanza se limita a clarificarlas. Esta incluye parcialmente una alegación presentada por el grupo municipal de Izquierda Unida, único que votó contra su aprobación, que obligará a su revisión cada dos años.

Fuente: El Mundo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: