Decathlon elige Viapark en Arroyo para instalar una tienda de 7.500 metros

El centro comercial tiene previsto iniciar las obras tras el verano y Geinsol comenzará su complejo de Los Santos Pilarica a principios del 2010

22.07.09 – J. ASUA | VALLADOLID

El que da primero da dos veces. O el que cuenta con licencia se lleva a los mejores compañeros para su viaje. Aquí podría residir una de las claves de la pelea de Ikea y su insistencia en contar con toda la superficie cuanto antes. Los responsables del centro comercial Viapark, que desde el pasado lunes cuenta con los permisos de la Junta de Castilla y León para instalarse en Arroyo de la Encomienda, confirmaron ayer que ya han rubricado un acuerdo con Decathlon para que esta multinacional ocupe 7.500 metros cuadrados de su futuro parque comercial, lo que supone el 41% de las superficie de venta total que alcanza 18.124 metros cuadrados.
Fuentes de la empresa líder en la venta de artículos deportivos, que en la comunidad tiene abiertas tiendas en Burgos y Salamanca, se mostraron ayer muy satisfechos de que por fin los ciudadanos de Valladolid cuenten con un establecimiento de estas características.
El Decathlon será, sin duda, el principal motor de Viapark, cuyas obras está previsto que se inicien tras el verano, después de que que el Ayuntamiento del municipio conceda el pertinente permiso de obras. David Rovira, director de desarrollo de negocio de esta empresa catalana, avanzó que su modelo comercial está basado en las medianas superficies. Así, a la marca deportiva le podrían acompañar otras de bricolaje, moda e incluso un establecimiento de alimentación. Rovira no quiso adelantar las empresas que conformarán su proyecto porque «aún estamos en conversaciones». Sin embargo, en sus otros centros comerciales en Almería y Murcia trabajan con marcas como Aki y Bricomart, en bricolaje; Urende, en electrodomésticos, Kiabi, Cóctel y Merkal, en vestido y calzado; Carrefour o Porcelanosa. Además de estos dos complejos en el Mediterráneo, Viapark, del Grupo Coperfil, tiene planes para abrir otros parques en las localidades madrileñas de Paracuellos y San Fernando.
Los mejores
El acuerdo entre Decathlon y Viapark o la reciente autorización de la Junta para que la competitiva empresa de electrónica y electrodomésticos Media Markt revitalice el centro Equinoccio de Zaratán son señales importantes de que las marcas-imán, esas que tienen tirón entre los consumidores, buscan licencias seguras. Fuentes del sector interpretan que eso es precisamente lo que le inquieta, y mucho, a Ikea. El no contar con permiso firme, sino con una propuesta informal para levantar su centro en dos fases, provoca la huida de las ‘novias con garantía segura’ a territorios que cuentan con todas las bendiciones.
De hecho, ambas firmas se encontraban en la lista de operadores que Inter Ikea había presentado en un primer momento como acompañantes en su complejo, según confirmaron fuentes de Economía el pasado 18 de julio a este periódico.
Ikea advirtió desde un principio que la tienda de muebles por sí misma no le era rentable. El gancho de su nombre es potente, pero no lo suficiente. La otra caja registradora de la multinacional sueca se basa en el alquiler de los espacios que se amparan junto a su marca. En el caso del complejo proyectado en Arroyo se prevén 111 tiendas, entre ellas nueve medianas superficies de bricolaje, hogar, deportes, electrodomésticos o informática. Algunas de las mejores ya están cogidas. «Estando las cosas como están es muy poco probable que estas empresas doblen en el mismo territorio», matizan los expertos. Sin embargo, aún le quedarían posibilidades a Ikea para llenar su macrocentro con propuestas atractivas como la marca holandesa de textil Primark, unas tiendas de moda barata que arrasan allá donde se instalan. Ahora todo es una incógnita.
El otro centro que ya tiene permiso seguro es Zona Campus, un complejo de 28.381 metros cuadrados al estilo Vallsur que se ubicará en Juan Carlos I, junto al plan parcial Los Santos Pilarica. La promotora Geinsol ya ha mantenido una reunión con la asociación de vecinos para explicarles sus propuestas. En principio contaría con un hipermercado -se habló de Carrefour o Eroski-, así como tiendas y una zona de ocio y restauración. La ficha técnica entregada a los futuros residentes de este barrio contempla una inversión de 130 millones de euros y la creación de 1.500 empleos en el centro comercial y otros 350 durante su construcción. La valoración de la asociación de vecinos es muy positiva «porque supondrá un impulso importante para la zona».

Fuente: El Norte de Castilla

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: