Aznar, Robin Hood y el señor Lobo

Puente recupera el mítico «Váyase» del ex presidente del PP a González para
pedir a la edil de Urbanismo que dimita por su gestión en Los Santos-Pilarica
04.02.09 – J. ASUA | VALLADOLID

Fue un pleno sazonado de añoranza política, recuerdos
infantiles y personajes de película. A todos los presentes les vino a
la cabeza la imagen de un beligerante Aznar cuando Felipe estaba ya
contra las cuerdas, ese gorro verde con pluma que gastaba Robin Hood y
la efectividad del señor Lobo, aquel papel de ‘Pulp Fiction’,
interpretado Harvey Keitel y encargado de solucionar los sangrientos
marrones de los chicos de Marsellus Wallace.
Sin embargo, la protagonista indiscutible de la sesión
no fue otra que la concejala de Urbanismo, Cristina Vidal, que ayer
aguantó con gesto adusto y sin dar un paso atrás la diana a la que
tiraron los socialistas. El presidente del principal grupo de la
oposición, Óscar Puente, se apoderó de uno de los ‘copyright’ más
famosos del ex presidente popular para pedir a la edil que abandone su
puesto. Por un momento el «¡Váyase, señora Vidal!» trajo a la mente el
rostro descompuesto de González, acorralado por los escándalos de
corrupción, una tajada que el ahora responsable de las FAES sacó limpia
en las elecciones de 1996.
Ayer en el Consistorio la pelea era más doméstica. El
incremento en los precios de las viviendas de protección de Los
Santos-Pilarica acaparó el cogollo del pleno. Los datos aportados un
día antes por el PSOE encendieron la mecha de la crítica. Promotoras
que habían paralizado a propósito la tramitación de la calificación
para poder acogerse una subida del 18% y retrasos en la actuación
administrativa de la Junta han dado como resultado que algunos
adjudicatarios de estos pisos vayan a pagar 30.000 euros más de lo
previsto. Todo, recalcan los socialistas e IU, sin que el Ayuntamiento
haya hecho nada para evitarlo.
En este punto surgió el segundo de los personajes antes
citados. «Es usted lo opuesto a Robin Hood, que robaba a los ricos para
dárselo a los pobres, usted saca el dinero de los bolsillos de los
compradores de vivienda protegida para dárselo a los promotores», le
dijo Puente a Vidal. La abogada se defendía primero atacando a Zapatero
y su insulsa receta de cambio de estado de ánimo contra la crisis y
luego dando una explicación. Punto uno: es la Junta la encargada de
otorgar la calificación provisional y no el Ayuntamiento; punto dos: el
precio de los módulos de VPO lo marca el Gobierno y punto tres:
Urbanismo está realizando una investigación «exhaustiva y diaria a las
promotoras de Los Santos-Pilarica». «En ningún momento se ha dicho que
no se vaya a sancionar, se hará en el momento procesal oportuno», zanjó
la edil, quien también se acordó de Solbes y de la ministra de
Vivienda, Beatriz Corredor.
Este recorrido por el gabinete de ZP sirvió a Alfonso
Sánchez para calificar a Cristina Vidal de «futbolista, pero de las
malas» por su facilidad para lanzar balones fuera. La moción que
presentó el concejal de Izquierda Unida no prosperó. Su intención era
que el PP crease un fondo de compensación con las multas que se puedan
imponer a las constructoras de Los Santos y sufragar así el incremento
del precio a los adjudicatarios.
En la sesión tampoco faltaron otros personajes de nuevo
cuño, con menos tirón que los anteriores, pero también con su miga. Al
«campeón de las horas extras» de la Policía Municipal (24.000 euros en
el 2007 y 18.000 en el 2008) y al «superagente» que trabaja todos los
festivos del año los introdujo el PSOE en una moción en la que
solicitaba al equipo de León de la Riva una mejor gestión del cuerpo
municipal. Puente criticó las patrullas unipersonales, la escasa
presencia de efectivos en los barrios y el incumplimiento del ratio de
guardias por habitante. El encargado de darle contestación fue el
portavoz del PP, Jesús Enríquez, en una ágil intervención en la que
ofreció datos sobre el tiempo de respuesta de las patrullas, la alta
satisfacción de los ciudadanos con el servicio y, sobre todo, los
reconocimientos que el cuerpo tiene en Europa. El alcalde acotaba más
tarde que de las 22.000 horas extras, diez mil son para cubrir a los
liberados sindicales.
El último de los personajes, el señor Lobo, apareció al
final del pleno cuando el concejal socialista Javier Izquierdo definió
así al edil de Hacienda, Alfredo Blanco, encargado de limpiar los
rastros que dejan algunos de sus compañeros. En esta sesión llena de
referencias a otros incluso tuvo su minuto de gloria el ex ministro
Trillo y su «¡manda huevos!», una expresión que Puente soltó al
recordar la sanción que Urbanismo impuso por el cartelón de León de la
Riva en la Plaza Mayor.

Fuente: El Norte de Castilla

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: