Sin piso, sin sueños, sin dinero

Me ha encantado esta entrada del foro y por eso la quiero reproducir aquí. santosgarc plasma muy bien la alegría y la decepción de pasar a tener un piso a no tenerlo.

Se levanta un día como otro cualquiera y recibe una llamada que espera que le cambie la vida “Te ha tocado un piso de protección Oficial”

Lo celebra, invita a sus amigos y aquellos sueños que ha tenido ve que pueden materializarse, y simplemente, es feliz.

Paga el dinero, ganado día a día, le dicen como serán las cosas, y él, ilusionado, va haciendo planes de futuro.

Pasa el tiempo, del frío se pasa al calor, flores que nacen, hojas que
caen, agua de vida, nieve blanca, simplemente, pasa la vida, y ve que
su ilusión sigue ahí, sobre un papel de lineas y trazos, que
simplemente, le hacen feliz, que le hace luchar y levantarse todos los
días alegre, sabiendo que hoy será por otro ladrillo de ese sueño que
se cumplirá.

Entonces le dicen que pronto, que todo bien, que sí, que ha tenido
suerte, que todo es correcto, que vivirá en su casa pronto, que ….
pero entonces le llega la noticia, sus cuentas, las de sus ilusiones,
se vienen abajo, debe renunciar, ya que ese sueño que le hacía feliz,
ya no está al alcance de su mano, debe perderlo, ya no vivirá en esa
casa, simplemente, le piden ahora lo que no tiene, lo que desearía
tener pero no puede, ¿por qué? Porque simplemente, así lo ha decidido
alguien que ni conoce, que decide su vida, que no le pregunta, que le
quita su sueño.

Y entonces renuncia, si ya no vale ni para un piso de protección,
con 27000 Euros que le costaban sudores y lágrimas ganar, ya no es
suficiente, le piden ahora casi 50000, y no tiene ya más lágrimas, las
ha perdido; las pierde debiendo renunciar a su sueño, ¿y a quién le
importa? ¿A la Junta? ¿A Fomento? ¿Al Ayuntamiento? ¿A VIVA? ¿A ese
Consejo Rector que le quitó su sueño? Realmente no le importa a nadie,
solo a él, a sus amigos y a su familia.

Y además, pierde 3000 Euros, aquellos que tanto le costó ahorrar,
pero la vida es así, se pasa de un sueño y de ser feliz, a simplemente
perderlo, y esa es la realidad, sin casa, sin sueños, y encima, sin
dinero.

Esa ha sido la experiencia que han sufrido algunos compañeros, que
para nosotros no deberían ser solo números, son personas, que trabajan,
que madrugan, que sueñan, … pero a quien le importa, pues parece que
a pocos, simplemente a los que de verdad le quieren.

Nota: Escribo lo anterior, al
haber visto a una madre casi echarse a llorar por la rabia que sufría
debido a la experiencia que su hijo ha tenido en esta cooperativa en
Santos Pilarica, porque me ha dolido el alma. Sinceramente, algún día
seremos humanos y no simplemente cheques al portador.

Fuente: Foro www.santospilarica.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 ideas sobre “Sin piso, sin sueños, sin dinero”

A %d blogueros les gusta esto: